Del jardín a la mesa: Recetas caseras con tus tomates

Bienvenido a «Recetas caseras con tus tomates«, donde descubrirás cómo sacar el máximo sabor y versatilidad de tus tomates frescos. Desde platos clásicos hasta creaciones innovadoras, te guiaremos paso a paso para crear deliciosas recetas en la comodidad de tu hogar.

Aprovecha al máximo los sabores naturales de los tomates y déjate sorprender por las combinaciones de ingredientes que te llevarán a un nivel superior en la cocina. ¡Prepárate para disfrutar de una experiencia culinaria llena de color, sabor y creatividad!

Del jardín a la mesa: Recetas caseras con tus tomates

Salsa de tomate casera

Sumérgete en el fascinante mundo de la salsa de tomate casera, una delicia que pocas personas se toman el tiempo de preparar en la actualidad debido a la falta de tiempo. Pero ¿sabías que esta receta requiere solo un poco de dedicación y puede ser embotellada y congelada para durar meses? ¡Es hora de descubrir cómo hacerla!

Con tan solo unos pocos ingredientes, que puedes personalizar a tu gusto o sustituir según tus preferencias, estarás en camino de crear una salsa de tomate casera exquisita. Aunque no es una receta rápida, no te preocupes, mientras la salsa se cocina, podrás ocuparte de otras tareas sin necesidad de supervisar constantemente su elaboración.

Al final del proceso, serás recompensado con una salsa de tomate casera que deleitará tu paladar y no tendrá nada que envidiarle a las versiones comerciales. ¡Anímate a probar y disfrutar de este sabor casero incomparable!




Aquí tienes una receta sencilla y deliciosa para hacer salsa de tomate casera, en dónde necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 1 kg de tomates maduros.
  • 1 cebolla mediana, picada.
  • 3 dientes de ajo, picados.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 cucharadita de azúcar.
  • Sal al gusto.
  • Pimienta negra al gusto.
  • Hierbas secas (opcional): albahaca, orégano, tomillo, etc.

Instrucciones:

  1. Lava los tomates y hazles una incisión en forma de cruz en la base.
  2. Sumerge los tomates en agua hirviendo durante unos segundos y luego en agua fría. Esto facilitará pelarlos.
  3. Pela los tomates y córtalos en trozos pequeños.
  4. En una cazuela grande, calienta el aceite de oliva a fuego medio.
  5. Agrega la cebolla picada y el ajo picado, y sofríe hasta que estén dorados y fragantes.
  6. Añade los tomates cortados a la cazuela. Cocina a fuego medio durante unos 20 minutos, revolviendo ocasionalmente, hasta que los tomates se ablanden y se forme una salsa.
  7. Tritura la salsa con una batidora de mano o en una licuadora hasta obtener la consistencia deseada.
  8. Si deseas una salsa más espesa, cocina a fuego lento durante otros 10-15 minutos para reducir el líquido.
  9. Añade el azúcar, la sal, la pimienta y las hierbas secas (si las usas). Prueba y ajusta los condimentos según tu gusto.
  10. Cocina a fuego lento durante otros 5-10 minutos para que los sabores se mezclen.
  11. Retira del fuego y deja enfriar antes de transferir la salsa a un frasco de vidrio hermético.
  12. Puedes refrigerar la salsa de tomate casera hasta por una semana o congelarla para conservarla por más tiempo.

¡Ahora disfruta de tu deliciosa salsa de tomate casera en tus platos favoritos!

Salsas y cremas

Si bien el supermercado ofrece una amplia gama de salsas comerciales, te aseguro que vale la pena invertir un poco de tiempo en hacer tu propia salsa casera. En realidad, no tiene ninguna dificultad, como lo demuestra este sencillo paso a paso para hacer una deliciosa salsa de tomate en casa.

Además, podemos experimentar con interesantes variaciones, como una versión intensa con chocolate y vermut, o una aromática salsa de tomates asados y ajo. Estas salsas son tan deliciosas que te las comerás a cucharadas.

Pero hablemos de cucharas, porque no podemos olvidar las recetas de cremas y sopas a base de tomate. En nuestro país, durante el verano, no pueden faltar los reinados de esta temporada: el clásico gazpacho andaluz y el sabroso salmorejo cordobés. Es difícil elegir solo uno de ellos, pero afortunadamente el verano nos brinda suficiente tiempo para alternar entre ambos.

Y si estás buscando algo diferente, tenemos dos platos de cuchara originales: una cremosa crema de tomate con pesto rojo y una picante sopa de tomate, jengibre y coco. ¡Prepárate para disfrutar de una explosión de sabores en cada cucharada!

Del jardín a la mesa: Recetas caseras con tus tomates

Aquí te presento tres deliciosas recetas de salsas y cremas con tomate.

1.- Salsa marinara

Conoce detalladamente los ingredientes para preparar salsa marinara:

  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 cebolla pequeña, picada.
  • 3 dientes de ajo, picados.
  • 800 g de tomates pelados y triturados (puedes usar enlatados o pelar y triturar tomates frescos).
  • 2 cucharaditas de azúcar.
  • 1 cucharadita de sal.
  • 1 cucharadita de orégano seco.
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra.
  • 1/4 de taza de hojas frescas de albahaca, picadas.

Instrucciones:

  1. En una cazuela grande, calienta el aceite de oliva a fuego medio. Agrega la cebolla picada y el ajo picado, y sofríe hasta que estén dorados y fragantes.
  2. Añade los tomates triturados, el azúcar, la sal, el orégano y la pimienta. Mezcla bien.
  3. Reduce el fuego a medio-bajo y cocina la salsa durante 20-30 minutos, revolviendo ocasionalmente, hasta que espese ligeramente.
  4. Retira la salsa del fuego y añade la albahaca picada. Mezcla bien y prueba para ajustar los condimentos si es necesario.
  5. Utiliza la salsa marinara en pastas, pizzas, lasañas o como base para otros platos.

2.- Crema de tomate

Estos son los ingredientes para preparar esta deliciosa crema de tomate:

  • 1 kg de tomates maduros, pelados y cortados en trozos.
  • 1 cebolla mediana, picada.
  • 2 dientes de ajo, picados.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 taza de caldo de verduras.
  • 1/2 taza de crema de leche.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Hojas de albahaca fresca para decorar (opcional).

Instrucciones:

  1. En una cazuela grande, calienta el aceite de oliva a fuego medio. Agrega la cebolla picada y el ajo picado, y sofríe hasta que estén dorados y fragantes.
  2. Añade los tomates cortados a la cazuela y cocina durante unos 10 minutos, hasta que se ablanden.
  3. Agrega el caldo de verduras y cocina a fuego medio-bajo durante otros 10 minutos.
  4. Retira la cazuela del fuego y deja que la mezcla se enfríe un poco.
  5. Transfiere la mezcla de tomate a una licuadora o utiliza una batidora de mano para triturar hasta obtener una crema suave.
  6. Vuelve a poner la crema en la cazuela y añade la crema de leche. Calienta a fuego bajo hasta que esté bien caliente, pero sin hervir.
  7. Sazona con sal y pimienta al gusto. Sirve caliente, decorando con hojas de albahaca fresca si lo deseas.

3.- Salsa de tomate y pesto

Aprende a preparar la deliciosa salsa de tomate y presto, pero, antes de conocer los pasos a seguir, es importante destacar cada uno de sus ingredientes necesarios:

  • 1 taza de salsa de tomate casera o comprada.
  • 1/4 de taza de pesto (casero o comprado).
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Opcional: queso parmesano rallado para espolvorear.
Leer También:  Cultivo de tomates a la sombra: ¿Es realmente posible?

Del jardín a la mesa: Recetas caseras con tus tomates

Instrucciones:

  1. En una cacerola pequeña, calienta la salsa de tomate a fuego medio.
  2. Agrega el pesto y mezcla bien hasta que estén completamente combinados.
  3. Cocina la salsa a fuego lento durante unos minutos para que los sabores se mezclen.
  4. Sazona con sal y pimienta al gusto.
  5. Sirve la salsa de tomate y pesto sobre pasta, pollo a la parrilla, vegetales asados o como desees. Espolvorea queso parmesano rallado por encima si lo deseas.

¡Disfruta de estas deliciosas salsas y cremas con tomate en tus platos favoritos!

Ensaladas para todos los gustos

No es sorprendente que tengamos una variedad de recetas de ensaladas con tomate, ya que parece ser la elección más obvia para disfrutar de esta deliciosa fruta. Cuando tienes buenos tomates, no necesitas mucho más para crear un plato fresco de alta calidad, pero también podemos darle un toque especial, como en un carpaccio de tomate.

Otras excelentes opciones son una refrescante ensalada con aguacate y albahaca, o una más sustanciosa con garbanzos y ventresca. Y si estás recibiendo invitados, impresiónalos con la presentación de un milhojas de patata y tomate con pesto.

El tomate es el protagonista en muchas recetas tradicionales de todo el mundo. Comenzando por un plato típico que adoro, la ensalada murciana, que utiliza tomates en conserva. También podemos viajar hasta Bulgaria para probar su deliciosa ensalada shopska, o visitar Italia con la clásica caprese presentada en milhojas y con un toque de sésamo.

El tomate se destaca en cada una de estas recetas, aportando su sabor único y jugoso. ¡Prepárate para disfrutar de estas delicias internacionales con el incomparable toque del tomate! Aquí tienes tres recetas de ensaladas con tomate como principal ingrediente para todos los gustos.

Del jardín a la mesa: Recetas caseras con tus tomates

1.- Ensalada Caprese

A continuación serán mencionados los ingredientes para preparar está receta:

  • Tomates maduros, cortados en rodajas.
  • Mozzarella fresca, cortada en rodajas.
  • Hojas frescas de albahaca.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta al gusto.

Instrucciones:

  1. Alterna las rodajas de tomate y mozzarella en un plato.
  2. Espolvorea las hojas de albahaca fresca por encima.
  3. Rocía con aceite de oliva virgen extra.
  4. Sazona con sal y pimienta al gusto.
  5. Sirve como entrada o acompañamiento.

2.- Ensalada Mediterránea

Ingredientes para la preparación de la deliciosa ensalada mediterránea:

  • Tomates cherry, cortados por la mitad.
  • Pepino, cortado en rodajas.
  • Aceitunas negras, sin hueso.
  • Queso feta, desmenuzado.
  • Hojas frescas de albahaca.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Vinagre balsámico.
  • Sal y pimienta al gusto.

Instrucciones:

  1. Combina los tomates cherry, el pepino, las aceitunas negras y el queso feta en un bol.
  2. Agrega las hojas de albahaca fresca.
  3. Rocía con aceite de oliva virgen extra y vinagre balsámico al gusto.
  4. Sazona con sal y pimienta al gusto.
  5. Mezcla suavemente todos los ingredientes.
  6. Sirve como ensalada completa o como guarnición.

3.- Ensalada de tomate y aguacate:

Prepara la ensalada de tomate y aguacate, tomando en cuenta los ingredientes a continuación:

  • Tomates, cortados en gajos o rodajas.
  • Aguacate, cortado en cubos.
  • Cebolla roja, cortada en rodajas finas.
  • Hojas frescas de cilantro o perejil.
  • Jugo de limón.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta al gusto.

Del jardín a la mesa: Recetas caseras con tus tomates

Instrucciones:

  1. Combina los tomates, el aguacate y la cebolla roja en un bol.
  2. Agrega las hojas frescas de cilantro o perejil.
  3. Rocía con jugo de limón y aceite de oliva virgen extra al gusto.
  4. Sazona con sal y pimienta al gusto.
  5. Mezcla suavemente todos los ingredientes.
  6. Sirve como ensalada refrescante y nutritiva.

¡Disfruta de estas ensaladas con tomate como protagonista y encuentra tu favorita!

Aperitivos y picoteo

Si estás buscando algo más que ensaladas para comenzar tu comida con un poco de picoteo o aperitivo, no te preocupes, el tomate puede ofrecerte mucho más. Comencemos con unos deliciosos tomates confitados al horno, simples pero sabrosos, que pueden disfrutarse solos o ser perfectos para acompañar tostas o quesos en una tabla de tapeo. El tartar, tan de moda, también tiene su lugar para el tomate, con dos recetas para elegir: uno con rillette de atún y otro más exótico con dátiles y langostinos.

Una mousse de tomate y albahaca es una excelente manera de impresionar con una receta que en realidad no es complicada de preparar. Por otro lado, las mini quiches ligeras de cherry y parmesano son ideales como entrante en versión mini o como primer plato.

Si buscas algo más para el tapeo, el gratinado de patatas con salsa de tomate es una elección acertada, ya sea para compartir o en porciones individuales. Estas opciones te permitirán disfrutar de un comienzo sabroso y variado antes de la comida principal.

Aquí tienes tres opciones deliciosas de aperitivos y picoteo con el tomate como principal ingrediente.

1.- Bruschetta de tomate:

Ingredientes para preparar está receta:

  • Pan baguette o pan rústico, cortado en rebanadas.
  • Tomates maduros, cortados en cubitos.
  • Ajo, pelado y cortado por la mitad.
  • Hojas frescas de albahaca.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta al gusto.

Del jardín a la mesa: Recetas caseras con tus tomates

Instrucciones:

  1. Tuesta ligeramente las rebanadas de pan en una parrilla o en el horno.
  2. Frota el ajo en la superficie de las rebanadas de pan tostado.
  3. En un bol, mezcla los tomates cortados, las hojas de albahaca picadas, sal, pimienta y un chorrito de aceite de oliva.
  4. Coloca la mezcla de tomate sobre las rebanadas de pan tostado.
  5. Sirve como aperitivo o entrante.

2.- Rollitos de jamón y tomate

Ingredientes para la preparación de rollitos de jamón y tomate, una deliciosa y nutritiva receta casera:

  • Tomates cherry, cortados por la mitad.
  • Jamón serrano o jamón ibérico, en lonchas finas.
  • Queso crema o queso de cabra.
  • Hojas frescas de rúcula o espinacas baby.

Instrucciones:

  1. Coloca una loncha de jamón sobre una superficie plana.
  2. Unta una capa fina de queso crema o coloca una rodaja de queso de cabra en el centro de la loncha de jamón.
  3. Añade una hoja de rúcula o espinacas baby y unos tomates cherry cortados por la mitad.
  4. Enrolla el jamón suavemente, asegurando que los ingredientes estén bien sujetos.
  5. Repite el proceso con el resto de los ingredientes.
  6. Sirve los rollitos de jamón y tomate como aperitivo o para acompañar una tabla de quesos.

3.- Brochetas de tomate cherry y mozzarella

En este apartado, mencionaremos los ingredientes necesarios y los pasos a seguir para preparar brochetas de tomate cherry y mozzarella, receta con la cual cautivarás el paladar de tus invitados y familiares. Por lo tanto, los ingredientes son los siguientes:

  • Tomates cherry.
  • Bolas de mozzarella.
  • Hojas frescas de albahaca.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Vinagre balsámico.
  • Palitos de brochetas.
Leer También:  ¿Cómo sembrar semillas de tomate para una cosecha exitosa?

Instrucciones:

  1. Ensarta un tomate cherry, una bola de mozzarella y una hoja de albahaca en cada palito de brocheta.
  2. Repite el proceso hasta que todas las brochetas estén completas.
  3. Rocía las brochetas con aceite de oliva virgen extra y un chorrito de vinagre balsámico.
  4. Colócalas en una bandeja de presentación y sirve como aperitivo.

Del jardín a la mesa: Recetas caseras con tus tomates

Carnes con mucha salsa

Si estás buscando algo más que ensaladas para comenzar tu comida con un poco de picoteo o aperitivo, no te preocupes, el tomate puede ofrecerte mucho más. Comencemos con unos deliciosos tomates confitados al horno, simples pero sabrosos, que pueden disfrutarse solos o ser perfectos para acompañar tostas o quesos en una tabla de tapeo.

El tartar, tan de moda, también tiene su lugar para el tomate, con dos recetas para elegir: uno con rillette de atún y otro más exótico con dátiles y langostinos.

Una mousse de tomate y albahaca es una excelente manera de impresionar con una receta que en realidad no es complicada de preparar. Por otro lado, las mini quiches ligeras de cherry y parmesano son ideales como entrante en versión mini o como primer plato.

Si buscas algo más para el tapeo, el gratinado de patatas con salsa de tomate es una elección acertada, ya sea para compartir o en porciones individuales. Estas opciones te permitirán disfrutar de un comienzo sabroso y variado antes de la comida principal.

Lasaña de carne con salsa de tomate

Aquí tienes una receta de Lasaña de carne con salsa de tomate:

  • 500 g de carne molida (ternera, cerdo o una mezcla).
  • 1 cebolla, picada.
  • 2 dientes de ajo, picados.
  • 800 g de tomates pelados y triturados (puedes usar enlatados o pelar y triturar tomates frescos).
  • 2 cucharadas de pasta de tomate.
  • 1 cucharadita de azúcar.
  • 1 cucharadita de orégano seco.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Aceite de oliva.
  • 12 láminas de lasaña precocidas.
  • 500 g de queso mozzarella rallado.
  • 100 g de queso parmesano rallado.
  • Hojas frescas de albahaca (opcional).

Del jardín a la mesa: Recetas caseras con tus tomates

Para la bechamel:

  • 50 g de mantequilla.
  • 50 g de harina.
  • 500 ml de leche caliente.
  • Sal y nuez moscada al gusto.

Instrucciones:

  1. En una sartén grande, calienta un poco de aceite de oliva a fuego medio-alto. Agrega la cebolla y el ajo, y sofríe hasta que estén dorados y fragantes.
  2. Añade la carne molida y cocínala hasta que esté bien dorada y cocida. Drena el exceso de grasa si es necesario.
  3. Agrega los tomates triturados, la pasta de tomate, el azúcar, el orégano, la sal y la pimienta. Mezcla bien y cocina a fuego medio-bajo durante unos 20 minutos, revolviendo ocasionalmente, hasta que la salsa espese ligeramente.
  4. Mientras tanto, prepara la bechamel. En una cacerola mediana, derrite la mantequilla a fuego medio. Agrega la harina y mezcla bien hasta obtener una pasta suave. Cocina durante un minuto.
  5. Vierte la leche caliente poco a poco, mientras revuelves constantemente para evitar grumos. Continúa cocinando y revolviendo hasta que la salsa espese. Sazona con sal y nuez moscada al gusto.
  6. Precalienta el horno a 180°C (350°F).
  7. En una fuente apta para horno, coloca una capa de láminas de lasaña. Cubre con una capa de salsa de tomate y esparce un poco de queso mozzarella rallado por encima. Repite este proceso, alternando capas de láminas de lasaña, salsa de tomate y queso mozzarella, hasta agotar los ingredientes. Asegúrate de terminar con una capa de salsa y queso mozzarella.
  8. Vierte la bechamel sobre la última capa de salsa de tomate y espolvorea queso parmesano rallado por encima.
  9. Cubre la fuente con papel de aluminio y hornea durante 30 minutos. Luego, retira el papel de aluminio y continúa horneando durante otros 15-20 minutos, o hasta que la lasaña esté burbujeante y dorada en la parte superior.
  10. Retira del horno y deja reposar durante unos minutos antes de servir. Opcionalmente, decora con hojas frescas de albahaca
  11. 11. Sirve la lasaña de carne con salsa de tomate caliente y disfruta de este delicioso plato.

¡Espero que disfrutes de esta extensa receta de lasaña de carne con salsa de tomate!

Pescados y mariscos

El tomate no solo roba protagonismo en los platos de carne con sus deliciosas salsas, sino que también se lleva muy bien con el pescado y marisco. Los guisos marineros con tomate son recetas clásicas y familiares, y dos especies suelen destacar en ellos.

Por ejemplo, los tacos de merluza con tomate, una receta fácil de preparar, o los lomos de pescado acompañados de mejillones en escabeche. Otra opción deliciosa es el bacalao con tomate, ya sea en una salsa básica de tomate o en la receta de bacalao con tomate y pimientos.

Los mejillones combinan de maravilla con el tomate, por lo que una idea fantástica es hacerlos coprotagonistas en un plato delicioso, como los mejillones en salsa picante de tomate. Para disfrutar con pan, te sugerimos los langostinos en salsa de tomate, cilantro y chile, una opción llena de sabor.

Y si buscas una propuesta elegante con una mezcla de sabores sorprendente, las vieiras a la plancha con agua de tomate a la hierbabuena y lima serán un éxito en casa. El tomate realza el sabor del pescado y marisco, permitiéndote disfrutar de platos llenos de exquisitez y variedad.

Receta de «Dorada al horno con salsa de tomate y aceitunas»:

  • 2 doradas (limpias y sin escamas).
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Aceite de oliva.
  • 1 cebolla, picada.
  • 2 dientes de ajo, picados.
  • 800 g de tomates pelados y triturados (puedes usar enlatados o pelar y triturar tomates frescos).
  • 1 cucharadita de azúcar.
  • 1 cucharadita de orégano seco.
  • 1/2 taza de aceitunas verdes sin hueso, cortadas en rodajas.
  • Hojas frescas de perejil (opcional).

Del jardín a la mesa: Recetas caseras con tus tomates

Instrucciones:

  1. Precalienta el horno a 180°C (350°F).
  2. Lava y seca las doradas. Haz cortes diagonales en los lados de cada dorada con un cuchillo afilado. Sazona las doradas con sal y pimienta, tanto por dentro como por fuera.
  3. En una sartén grande, calienta un poco de aceite de oliva a fuego medio-alto. Agrega la cebolla y el ajo, y sofríe hasta que estén dorados y fragantes.
  4. Añade los tomates triturados, el azúcar, el orégano, la sal y la pimienta. Mezcla bien y cocina a fuego medio-bajo durante unos 10 minutos, revolviendo ocasionalmente, hasta que la salsa espese ligeramente.
  5. En una fuente apta para horno, vierte la mitad de la salsa de tomate en el fondo.
  6. Coloca las doradas encima de la salsa de tomate en la fuente. Vierte el resto de la salsa de tomate sobre las doradas.
  7. Espolvorea las aceitunas verdes cortadas en rodajas por encima de las doradas.
  8. Rocía un poco de aceite de oliva sobre las doradas.
  9. Cubre la fuente con papel de aluminio y hornea durante 25-30 minutos, o hasta que las doradas estén cocidas y se desmenucen fácilmente con un tenedor.
  10. Retira el papel de aluminio y continúa horneando durante 5-10 minutos adicionales para dorar ligeramente la parte superior.
  11. Retira del horno y decora con hojas frescas de perejil, si lo deseas.
  12. Sirve la dorada al horno con salsa de tomate y aceitunas caliente acompañada de arroz, patatas asadas o una ensalada fresca.
Leer También:  ¿Cómo mantener tus tomates saludables durante todo el año?

Pastas, huevos, verduras y más

Aún tenemos muchas más ideas para aprovechar la temporada de tomates. ¿Qué te parece probar unos sencillos tomates cherry asados con hierbas provenzales? El aroma que se desprende al abrir el horno te cautivará.

Además, para aquellos amantes de los huevos, no pueden perderse dos recetas ideales para una cena rápida: el revuelto fácil de huevo y tomate, y los flanes de tomates secos y parmesano, aptos para celíacos.

Los amantes de la pasta también pueden sacarle partido a los mejores tomates. Deja las salsas de bote para el invierno y atrévete con unos espaguetis en salsa cremosa de tomate, o unos tortellini con salsa de tomate y espinacas.

Si te quedan sobras, una tortilla de espaguetis con tomate y alcaparras es una forma muy original de aprovecharlas. Y para aquellos que prefieren los arroces, anímense con un risotto de gambas y tomates secos.

No hay límites para disfrutar de los tomates en su plenitud. Desde acompañamientos simples y sabrosos hasta platos principales llenos de sabor, estas recetas te permitirán aprovechar al máximo esta deliciosa temporada de tomates. ¡Atrévete a probar nuevas combinaciones y sabores!

Del jardín a la mesa: Recetas caseras con tus tomates

Aquí tienes una receta única y cautivadora de «Frittata de pasta con verduras y tomate»:

  • 200 g de pasta corta (penne, fusilli, farfalle, etc.).
  • 1 cebolla, cortada en rodajas finas.
  • 2 dientes de ajo, picados.
  • 1 pimiento rojo, cortado en cubitos.
  • 1 calabacín, cortado en cubitos.
  • 200 g de tomates cherry, cortados por la mitad.
  • 6 huevos.
  • 1/2 taza de queso rallado (parmesano, cheddar, mozzarella, al gusto).
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Aceite de oliva.

Instrucciones:

  1. Cocina la pasta en agua con sal de acuerdo a las instrucciones del paquete. Escurre y reserva.
  2. En una sartén grande, calienta un poco de aceite de oliva a fuego medio. Agrega la cebolla y el ajo, y sofríe hasta que estén dorados y fragantes.
  3. Añade el pimiento rojo y el calabacín a la sartén. Cocina hasta que las verduras estén tiernas.
  4. Agrega los tomates cherry y cocina por unos minutos más hasta que se ablanden ligeramente.
  5. En un tazón aparte, bate los huevos. Agrega el queso rallado, sal y pimienta. Mezcla bien.
  6. Añade la pasta cocida a la sartén con las verduras y mezcla todo.
  7. Vierte la mezcla de huevos sobre la pasta y las verduras en la sartén. Asegúrate de que todo esté bien cubierto.
  8. Cocina a fuego medio-bajo durante unos minutos hasta que los huevos comiencen a cuajar en los bordes.
  9. Transfiere la sartén al horno precalentado y hornea a 180°C (350°F) durante 15-20 minutos, o hasta que la frittata esté dorada y firme en el centro.
  10. Retira del horno y deja reposar unos minutos antes de cortar en porciones.
  11. Sirve la frittata de pasta con verduras y tomate como plato principal acompañada de una ensalada fresca.

¡Disfruta de esta cautivadora y única frittata de pasta con verduras y tomate, perfecta para una comida o cena deliciosa!

Conservas caseras

Terminamos con un repaso al noble arte de las conservas caseras, una tradición que afortunadamente se mantiene en mi familia cada año. Vale la pena dedicar un día a preparar salsas, tomate frito o tomate en conserva para disfrutar durante todo el año.

Puedes comenzar aprendiendo cómo preparar fácilmente los tomates para las conservas. Luego, atrévete con una deliciosa salsa de tomate y albahaca en conserva, la cual agradecerás especialmente durante el invierno.

Otra opción es confitar los tomates para envasarlos y guardarlos en la despensa. También puedes probar a hacer una original y deliciosa mermelada de tomate con un toque de albahaca. Esta mermelada es un deleite tanto en platos dulces como salados, especialmente si la combinas con un buen queso.

Por último, te ofrecemos una guía paso a paso para elaborar fácilmente agua de tomate transparente, una preparación lujosa que elevará el nivel de muchos platos durante este verano. La magia de las conservas caseras te permitirá disfrutar de la frescura y el sabor de los tomates durante todo el año. ¡Anímate a sumergirte en este apasionante mundo culinario!

Del jardín a la mesa: Recetas caseras con tus tomates

Aquí tienes una receta de conservas caseras con tomates:

  • Tomates maduros.
  • Sal.
  • Azúcar.
  • Vinagre (opcional).
  • Frascos de vidrio con tapa hermética.

Instrucciones:

  1. Lava y esteriliza los frascos de vidrio y sus tapas sumergiéndolos en agua hirviendo durante unos minutos. Déjalos secar por completo.
  2. Lava y pela los tomates. Puedes sumergirlos en agua caliente durante unos segundos para que sea más fácil quitarles la piel.
  3. Corta los tomates en trozos grandes y retira las semillas si lo deseas.
  4. Coloca los tomates en una cacerola grande y añade sal y azúcar al gusto. Si deseas un toque ácido, puedes agregar un poco de vinagre.
  5. Cocina los tomates a fuego medio-bajo, removiendo de vez en cuando, hasta que se hayan reducido y espesado, y hayan adquirido la consistencia de una salsa espesa. Esto puede llevar varias horas.
  6. Una vez que los tomates hayan alcanzado la consistencia deseada, retira la cacerola del fuego y déjalos enfriar un poco.
  7. Llena los frascos de vidrio con los tomates conservas, dejando un espacio vacío en la parte superior.
  8. Cierra bien los frascos con sus tapas herméticas y colócalos en una olla grande con agua hirviendo. Asegúrate de que los frascos estén completamente sumergidos.
  9. Cocina los frascos en el agua hirviendo durante unos 15-20 minutos para sellar las conservas.
  10. Retira los frascos del agua y déjalos enfriar completamente antes de almacenarlos en un lugar fresco y oscuro.
  11. Las conservas de tomate caseras se pueden almacenar durante varios meses. Recuerda etiquetar y fechar los frascos para llevar un registro de su contenido.

¡Disfruta de tus conservas caseras de tomate en diversas recetas durante todo el año!

Es cierto, el tomate se ha vuelto un ingrediente imprescindible en nuestra cocina y resulta difícil imaginar vivir sin él durante todo el año. Aprovechemos al máximo su temporada actual y disfrutemos de todas sus cualidades, ya sea al natural o en alguna de estas maravillosas recetas. Además, recordemos no guardar los tomates en la nevera, a pesar del calor, ya que perderían parte de su delicioso sabor.

(Visited 6 times, 1 visits today)

Deja un comentario