Arvejas en la cocina: Desde sopas hasta postres

Sumérgete en un mundo verde y versátil: Arvejas en la cocina, desde sopas hasta postres. En esta deliciosa travesía culinaria, exploraremos cómo estas pequeñas esferas de sabor han dejado su huella en una amplia gama de platillos, trascendiendo fronteras y desafiando convenciones.

Desde reconfortantes sopas que acarician el alma hasta innovadores postres que sorprenden el paladar, las arvejas demuestran que su papel en la gastronomía va mucho más allá de ser un simple acompañamiento.

¡Prepárate para descubrir las infinitas posibilidades de esta humilde leguminosa y cómo se ha convertido en la estrella en constante evolución de la cocina contemporánea!

Arvejas en la cocina: Desde sopas hasta postres

Recetas de arvejas

En el amplio mundo de la gastronomía, las arvejas destacan como una joya versátil y sabrosa que añade un toque de frescura a una variedad de platos. Estas pequeñas esferas verdes no solo son irresistibles a la vista, sino que también ofrecen una excelente fuente de nutrientes.

Desde acompañamientos reconfortantes hasta protagonistas en platos principales, explorar recetas de arvejas es adentrarse en una experiencia culinaria llena de colores, sabores y posibilidades.

En esta ocasión, descubriremos cómo transformar las arvejas en deliciosas creaciones culinarias que deleitarán tanto a los paladares más exigentes como a aquellos en busca de opciones nutritivas.

Arvejas Salteadas con Jamón

En esta deliciosa combinación culinaria, las arvejas se unen con el irresistible sabor del jamón en un plato que cautiva los sentidos. Las arvejas salteadas con jamón ofrecen una experiencia culinaria equilibrada, donde la textura suave y ligeramente crujiente de las arvejas se entrelaza con los trozos jugosos y ahumados de jamón.

Esta receta combina la frescura vegetal con la profundidad de sabores, creando un plato versátil que puede ser disfrutado como acompañamiento o protagonista en cualquier ocasión. Sigue leyendo para descubrir cómo crear este exquisito y reconfortante plato en tu propia cocina.

  • 2 tazas de arvejas frescas o congeladas.
  • 100 g de jamón serrano o de tu preferencia, cortado en cubos pequeños.
  • 1 cebolla pequeña, picada finamente.
  • 2 dientes de ajo, picados.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Perejil fresco picado para decorar.



Las instrucciones son las siguientes:

  1. En una sartén grande, calienta el aceite de oliva a fuego medio. Agrega la cebolla y el ajo, y saltea hasta que estén dorados y fragantes.
  2. Añade los cubos de jamón a la sartén y cocínalos hasta que se doren ligeramente.
  3. Agrega las arvejas a la sartén y saltea durante unos 5-7 minutos, hasta que estén tiernas pero aún crujientes. Remueve ocasionalmente.
  4. Sazona con sal y pimienta al gusto. Si deseas, puedes añadir un poco de perejil fresco picado para dar sabor adicional.
  5. Sirve las arvejas salteadas como acompañamiento o como plato principal.

Ensalada de Arvejas con Menta

En el mundo de la gastronomía fresca y vibrante, la ensalada de arvejas con un toque refrescante de menta emerge como una obra maestra de sabores contrastantes y aromas estimulantes. En esta combinación única, la suavidad de las arvejas se encuentra con la vivacidad de la menta, creando una sinfonía de colores y texturas que deleitan los sentidos.

Sumérgete en el encanto de esta ensalada, donde la dulzura natural de las arvejas se encuentra con la frescura herbal de la menta, todo en un solo plato. Descubre cómo esta mezcla simple puede transformar tu experiencia culinaria en un viaje fresco y revitalizante.

  • 2 tazas de arvejas frescas o congeladas, cocidas y enfriadas.
  • 1/4 de taza de queso feta desmenuzado.
  • 1/4 de taza de nueces picadas.
  • 2 cucharadas de hojas de menta fresca, picadas.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 cucharada de jugo de limón.
  • Sal y pimienta al gusto.
Leer También:  ¿Cómo seleccionar la variedad adecuada de Arvejas para tu huerto?

Para su elaboración, se mencionan a continuación sus instrucciones:

  1. En un tazón grande, combina las arvejas cocidas, el queso feta, las nueces y las hojas de menta picadas.
  2. En un tazón pequeño, mezcla el aceite de oliva, el jugo de limón, la sal y la pimienta para hacer el aderezo.
  3. Vierte el aderezo sobre la ensalada y mezcla suavemente para combinar todos los ingredientes.
  4. Refrigera la ensalada durante al menos 30 minutos antes de servir, para que los sabores se mezclen.
  5. Sirve la ensalada de arvejas con menta como acompañamiento fresco y sabroso.

Arvejas en la cocina: Desde sopas hasta postres

Guiso de Pollo con Arvejas

En el universo reconfortante de los platos caseros, el guiso de pollo con arvejas se erige como una joya culinaria que fusiona lo mejor de dos mundos. En este delicioso y sustancioso guiso, la jugosidad del pollo se entrelaza con la dulzura de las arvejas, dando vida a una experiencia gastronómica que evoca nostalgia y calidez.

El guiso de pollo con arvejas es un tributo a la tradición y la sencillez, donde los sabores se unen en armonía para brindar satisfacción en cada cucharada. Acompáñanos en un recorrido por los aromas y las texturas que definen esta receta atemporal y reconfortante.

  • 4 piezas de muslos de pollo (o la parte de tu preferencia).
  • 1 taza de arvejas frescas o congeladas.
  • 1 cebolla, picada.
  • 2 zanahorias, peladas y cortadas en rodajas.
  • 2 papas, peladas y cortadas en cubos.
  • 2 dientes de ajo, picados.
  • 2 tazas de caldo de pollo.
  • 1 cucharadita de tomillo seco.
  • 1 hoja de laurel.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Aceite de oliva.

Comienza con su elaboración siguiendo estás instrucciones:

  1. En una olla grande, calienta un poco de aceite de oliva a fuego medio-alto. Agrega el pollo y dora cada lado hasta que esté dorado. Retira el pollo de la olla y reserva.
  2. En la misma olla, agrega un poco más de aceite si es necesario. Agrega la cebolla, las zanahorias y las papas, y saltea hasta que la cebolla esté transparente y las verduras comiencen a ablandarse.
  3. Agrega el ajo picado y cocina por un minuto hasta que esté fragante.
  4. Regresa el pollo a la olla y agrega el caldo de pollo, el tomillo, la hoja de laurel, sal y pimienta al gusto. Lleva a ebullición.
  5. Reduce el fuego a bajo, tapa la olla y deja cocinar a fuego lento durante unos 30-40 minutos, hasta que el pollo esté tierno y las verduras estén cocidas.
  6. Agrega las arvejas durante los últimos 5 minutos de cocción para que se cocinen pero mantengan su frescura y color.
  7. Retira la hoja de laurel antes de servir. Sirve el guiso de pollo con arvejas caliente.

Crepe de Arveja

En el mundo versátil de la gastronomía, el crepe de arveja surge como una sorprendente y deliciosa innovación culinaria. En esta reinterpretación creativa, la suavidad y nutrición de las arvejas se fusionan con la textura delicada y flexible de los crepes, dando vida a una experiencia gastronómica única.




Descubre cómo esta combinación ingeniosa se convierte en un lienzo para sabores y rellenos diversos, transformando cada bocado en una aventura culinaria llena de sorpresas. Adéntrate en el mundo de los crepes de arveja y déjate llevar por una experiencia que cautiva tanto a paladares aventureros como a amantes de la comida reconfortante.

  • 1 taza de arvejas cocidas (pueden ser frescas o congeladas).
  • 1 huevo.
  • 1/4 taza de harina de trigo integral (o harina de tu elección).
  • 1/4 taza de leche (puede ser leche de vaca, leche vegetal, etc.).
  • 1 cucharadita de aceite vegetal (para engrasar la sartén).
  • Sal y pimienta al gusto.
Leer También:  Incorporando Arvejas en la Dieta infantil: Ideas y Recetas

Comienza con su preparación con las siguientes instrucciones:

  1. En primer lugar, cocina las arvejas. Si son frescas, hiérvelas en agua con sal durante unos minutos hasta que estén tiernas. Si son congeladas, sigue las instrucciones del paquete para cocinarlas.
  2. Una vez cocidas, escurre las arvejas y colócalas en un procesador de alimentos.
  3. Agrega el huevo, la harina, la leche, la sal y la pimienta al procesador de alimentos con las arvejas.
  4. Procesa todos los ingredientes hasta obtener una mezcla suave y homogénea. Si la mezcla parece demasiado espesa, puedes agregar un poco más de leche para alcanzar la consistencia deseada.
  5. Calienta una sartén antiadherente a fuego medio y agrega una pequeña cantidad de aceite para engrasarla.
  6. Vierte un poco de la mezcla de crepes en la sartén caliente y extiéndela para formar un círculo del tamaño deseado.
  7. Cocina el crepe durante unos 2-3 minutos por cada lado, o hasta que esté dorado y cocido.
  8. Repite el proceso con el resto de la mezcla, engrasando la sartén según sea necesario.
  9. Una vez que los crepes estén cocidos, sírvelos con tus ingredientes favoritos. Puedes optar por rellenos dulces, como frutas frescas, yogur y miel, o rellenos salados, como queso, espinacas y jamón.

¡Disfruta de tus crepes de arveja! Puedes personalizar esta receta según tus preferencias y agregar ingredientes adicionales para darle más sabor y variedad.

Diferentes usos que se les dan en la cocina

Las arvejas, pequeñas y vibrantes joyas verdes, son un ingrediente culinario versátil que ha conquistado los corazones de cocineros y amantes de la comida en todo el mundo. Su dulzura natural y textura tierna las convierten en una opción apreciada en una amplia gama de preparaciones gastronómicas.

Desde aperitivos frescos hasta platos principales reconfortantes, estas diminutas leguminosas han encontrado su lugar en una variedad de creaciones culinarias que resaltan su sabor y versatilidad.

Arvejas en la cocina: Desde sopas hasta postres

Exploraremos a continuación los diversos y deliciosos usos que las arvejas tienen en la cocina, desvelando cómo han enriquecido la experiencia gastronómica en distintos rincones del planeta. Aquí tienes algunos de los diferentes usos que se les dan en la cocina:

  • Aperitivos y snacks: Las arvejas pueden ser consumidas como un snack saludable y crujiente. Se pueden comer frescas y crudas, o también se pueden asar al horno para hacer chips de arvejas.
  • Platos principales: Las arvejas son un ingrediente común en una variedad de platos principales. Se pueden añadir a guisos, sopas, y cazuelas para agregar sabor y textura. También son un ingrediente clave en platos como el «Shepherd’s Pie» y el «Pot Pie».
  • Ensaladas: Las arvejas son un complemento popular en ensaladas. Pueden añadir color y dulzura a las ensaladas verdes o de pasta, y también se usan en ensaladas clásicas como la ensalada Waldorf.
  • Acompañamientos: Las arvejas cocidas al vapor o hervidas son un acompañamiento sencillo y saludable para platos de carne, pescado o pollo. También se utilizan en platos de arroz, como el arroz con pollo y arvejas.
  • Purés y salsas: Las arvejas pueden ser transformadas en purés y salsas. Estos purés se pueden utilizar como base para platillos, agregando sabor y color. También se pueden mezclar con otros ingredientes para hacer salsas para pastas y carnes.
  • Platos de arroz y pasta: Se pueden añadir arvejas a platos de arroz, como el arroz frito, el arroz pilaf o el arroz al curry. También son un ingrediente común en platos de pasta, como la pasta primavera.
  • Rebozados y empanizados: Las arvejas también se pueden usar en rebozados y empanizados, aportando un toque crujiente y sabroso a platos como croquetas, buñuelos y albóndigas.
  • Rellenos: Las arvejas a menudo se incorporan en rellenos para tartas, empanadas y pasteles salados, aportando sabor y textura al relleno.
  • Congeladas: Las arvejas congeladas son una opción conveniente para tener siempre a mano en la cocina. Puedes añadirlas directamente a tus platos sin necesidad de cocinarlas previamente, lo que las convierte en un ingrediente versátil.
  • Platos de comida rápida: En algunos países, las arvejas son un componente común en platos de comida rápida como el «fish and chips», donde las arvejas se sirven con pescado rebozado y papas fritas.
Leer También:  ¿Cómo Aumentar la Productividad en tu Cultivo de Arvejas?

Las arvejas se utilizan en una amplia variedad de platos y preparaciones culinarias debido a su sabor dulce, textura tierna y versatilidad en la cocina. Su uso puede variar según la región y la cultura culinaria, lo que resulta en una variedad de deliciosos platillos.

Beneficios de su consumo

Explorar los múltiples beneficios de las arvejas nos invita a descubrir cómo algo tan pequeño puede marcar una gran diferencia en nuestra salud y enriquecer nuestro paladar de manera sabrosa y nutritiva.

Aquí hay algunos de los beneficios de las arvejas:

  • Alto contenido de proteínas: Las arvejas son una excelente fuente de proteínas vegetales, lo que las convierte en una opción valiosa para personas vegetarianas o veganas, así como para aquellos que buscan reducir su consumo de carne.
  • Fuentes de fibra: Las arvejas son ricas en fibra dietética, lo que puede ayudar a mantener una digestión saludable, regular el azúcar en sangre y promover la saciedad, lo que puede ser útil para el control del peso.
  • Vitaminas y minerales: Las arvejas contienen una variedad de vitaminas y minerales esenciales, incluyendo vitamina K, vitamina C, vitamina B1 (tiamina), vitamina B6, ácido fólico, hierro y zinc.
  • Bajo en grasas: Las arvejas son bajas en grasas saturadas y contienen ácidos grasos saludables, lo que puede contribuir a una dieta equilibrada y ayudar a mantener la salud cardiovascular.
  • Antioxidantes: Las arvejas contienen antioxidantes, como el ácido fólico y la vitamina C, que ayudan a proteger las células del daño oxidativo y pueden tener beneficios para la salud a largo plazo.
  • Regulación del azúcar en sangre: Debido a su contenido de fibra y proteínas, las arvejas pueden ayudar a regular los niveles de azúcar en sangre, lo que es beneficioso para las personas con diabetes o para aquellos que desean mantener una respuesta glucémica estable.
  • Salud cardíaca: Las arvejas pueden contribuir a la salud cardíaca debido a su contenido de fibra, potasio y otros nutrientes que pueden ayudar a mantener la presión arterial bajo control y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Ayuda en la digestión: La fibra presente en las arvejas puede promover una digestión saludable y prevenir problemas como el estreñimiento.
  • Apoyo al sistema inmunológico: Las arvejas contienen vitamina C y otros antioxidantes que pueden fortalecer el sistema inmunológico y ayudar al cuerpo a combatir infecciones y enfermedades.
  • Bajo en calorías: Las arvejas son relativamente bajas en calorías, lo que las convierte en un alimento adecuado para incluir en una dieta equilibrada y para el control del peso.



Es importante tener en cuenta que los beneficios de las arvejas se obtienen como parte de una dieta variada y equilibrada. Pueden consumirse frescas, congeladas, enlatadas o secas, y se pueden agregar a una variedad de platos, como ensaladas, sopas, guisos y platillos principales.

(Visited 8 times, 1 visits today)

Deja un comentario